CRUDO

El blanco, el crudo, el crema o el perla son tonalidades que normalmente asociamos al verano o a la primavera, pero un total look en estos tonos en pleno invierno puede hacernos triunfar tanto en un look de día como de noche. El truco está en combinar prendas de diferentes texturas y aportar un toque de color en los complementos. Yo lo he intentado y hoy os enseño el resultado. Un vestido de lana con perlitas en tono crudo, unas botas mosqueteras de ante beige y una boina de pelito en color blanco, el toque de color lo aporto con el bolso. Qué os parece el resultado?